El cabello, el gran olvidado