La piel también sufre por falta de oxígeno