Tus manos son tu carta de presentación